My Silky Way
La Seda Galería de cuadros y pañuelos de seda
   INICIO » La Seda » Técnica del batik
Sedas en venta
Cuadros de seda->
       Pequeños
       Medianos
       Grandes
       Variados
Pañuelos de seda
Chales de seda
Tops de seda
Camisetas Klimt
Artículos impresos
Tiendas
Cursos / Talleres

Cursos->
   Próximos cursos
Manuales->
   Pintura en seda y teñido
   Manual de batik
   Manual de sertí de guta

Contacto / Encargos
Compras / Consultas
Regalos de empresa
Preguntas frecuentes
Acerca de My Silky Way
Sobre la seda

La Seda->
   Tejidos y fibras
   Tejidos de seda
   Cuidados de la seda
   Historia de la seda

Idioma
Español English
Técnica de pintura en seda: el batik Técnica de pintura en seda: el batik
A continuación se incluye un básico manual de pintura en seda correspondiente a la técnica del batik, que consiste en aplicar sucesivas capas de tinte y cera. La cera preserva el tejido de la absorción de las siguientes capas de tinte. Un acabado muy característico es el craquelado, resultante de quebrar la cera antes de aplicar una nueva tintada. Posteriormente se retira toda la cera y finalmente se fija el color.
Esta técnica puede realizarse sobre otras fibras como el algodón.
  1. Los materiales necesarios para el batik en seda son:
    por supuesto, la seda, pinturas o tintes especiales para seda, pinceles de varios tamaños, bastidor de madera, chinchetas de 3 púas o garras y gomas (para sujetar la seda al bastidor), cera y parafina (en cantidades variables), calentador de cera, tjanting y pinceles para aplicar la cera y el tinte sobre la seda, y una plancha y papel de periódico viejo (o papel secante) para retirar la cera.
    CONSEJO: Es recomendable tener a mano papel absorbente o de cocina para absorber el exceso de tinte, y botes de cristal (para realizar y guardar mezclas).

  2. Una vez decidido el diseño se monta la seda blanca sobre el bastidor con chinchetas de 3 púas (cada 5 o 10 cms aproximadamente), dejándola bien tensa.
    Para los cuadros, hay que centrar bien el diseño, ya que un margen quedará fuera.
    CONSEJO: A la hora de pintar pañuelos de seda ya confeccionados (con el borde rematado), es más práctico utilizar garras para sujetarlos al bastidor: de esta forma evitaremos las marcas de color que dejan las chinchetas.

  3. Se derriten la cera y la parafina en el calentador, y mientras se da el color de base (el que se verá más claro) deseado en el tejido. Un pincel de espuma resultará muy útil.
    CONSEJO: La proporción de cera y parafina determina el grado de craquelado. Cuanta más parafina, mayor será el craquelado. Asimismo, si mantenemos el tejido en el bastidor durante todo el proceso, no conseguiremos craquelado, pero si lo quitamos, arrugamos, y volvemos a montar, la siguiente capa de color lo hará evidente.

  4. Cuando la capa de color esté completamente seca, se procede a aplicar la cera derretida, bien sea con el tjanting o con pincel o brocha. Debemos tener en cuenta que todo lo que "pintemos" con cera en este momento permanecerá del color que tenemos en el tejido en ese momento. Es decir, si el tejido está en color naranja y hacemos una cenefa con cera, la cenefa quedará naranja en el resultado final.
    CONSEJO: Es muy importante que la seda esté seca antes de aplicar la cera, pues de otra forma podría despegarse y no actuar como reserva. Para evitar el exceso de humedad, utilizaremos el papel absorbente o de cocina.

  5. Seguidamente se aplica otra capa de color sobre el conjunto. Este color, obviamente, debería ser distinto al anterior para que se aprecie la diferencia. Habitualmente se utilizan tonos distintos dentro de la misma gama. Si quedan gotas de tinte sobre la cera anteriormente aplicada, pueden eliminarse con papel absorbente. Una vez seco, aplicamos otra capa de cera, y así sucesivamente hasta alcanzar el resultado deseado.

  6. Durante este proceso alternativo de aplicación de cera y tinte, si queremos lograr un craquelado de cierto color sobre capas anteriores, desmontaremos la seda del bastidor, arrugaremos, volveremos a montar, y aplicaremos dicho color. Esta tintada, al penetrar en las grietas, es la que produce el craquelado.
    CONSEJO: Normalmente es suficiente realizar esto en la última capa de cera aplicada. Podemos realizar un craquelado fino y continuo, grande y espaciado, en forma de estrella... según la forma en que arruguemos el tejido. Luego aplicamos la capa de color más oscuro (puede ser incluso negro), y retiramos las gotas sobre la cera.

  7. Una vez concluido el diseño y seca la última capa de tinte, tenemos que retirar la cera aplicada sobre la seda. Para ello utilizamos papel y plancha. Se coloca una capa de papel debajo del tejido y otra encima. Procedemos a planchar sobre el papel: la cera se derretirá, absorbiéndola el papel. Hemos de ir quitando papel a medida que se encere, e ir poniendo capas de papel nuevo. Continuamos hasta que no quede rastro de cera en el tejido.
    CONSEJO: Podemos utilizar papel de periódico teniendo la precaución de que sea viejo. Un par de meses pueden ser suficientes. Esto evita que la tinta de la impresión pueda manchar nuestra seda.

  8. La pintura se fija a la seda mediante la plancha o vapor, según el tipo o marca de la pintura. Si es para vapor (la que usamos los profesionales por sus excelentes resultados), se puede enrollar la seda en papel de periódico viejo o tela de algodón (los extremos en papel de aluminio) y cocerla 1 hora en la olla con 2 vasos de agua, en un cestillo tapado con papel de aluminio de forma que no toque el agua (con otro cestillo debajo, p.ej.).
    CONSEJO: Los profesionales utilizamos un aparato especial y de gran tamaño que previene las inevitables arrugas que pueden surgir con el fijado en olla. La sedas deben cocerse durante 3 horas y quedan sin arrugas, con un brillo excepcional y la caída propia de la seda. Dado que el aparato es muy caro, de forma amateur se aconseja el uso de la olla o encargar el fijado en una tintorería.

  9. Se lava la seda en agua tibia para eliminar el tinte sobrante, a mano y con cuidado, sin frotar. Se deja secar y, aún húmeda, se plancha a temperatura media. Posteriormente se monta sobre bastidor de madera con chinchetas o grapas, con un fondo blanco debajo para mayor brillo.
    CONSEJO: Para eliminar los últimos restos de cera sobre el tejido puede realizarse un lavado en seco. Para los lavados sucesivos puedes ver los cuidados de la seda haciendo click aqui.

  10. El resultado obtenido es un precioso y original batik de seda con vivos colores que podremos lavar (por separado, con un detergente neutro, en agua fría) si se ensucia o coge polvo.
    Como cualquier otra pintura original, no debe exponerse directamente al sol para evitar que destiña.


Copyright © 2014 My Silky Way

mysilkyway